Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.pensamientos.com.mx/ >Relaciones humanas (Más)>Aburrimiento>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Aburrimiento

Don Severino se aburría. Salió, pues, de su casa y fue a la calle. En la calle don Severino se aburrió. Fue entonces a la ciudad vecina. Ahí siguió aburrido. Viajó a la capital de su país. Ahí se aburrió también.

Decidió don Severino hacer un periplo por el mundo. Visitó las mayores urbes y las más hermosas: fue a Nueva York, llegó a París, se encontró en Roma, vio Florencia, conoció San Petersburgo y Estambul, Tokio y Beijing... Y continuó aburrido.

Se dirigió luego a los sitios más remotos: estuvo lo mismo en el desierto del Sahara que en las cumbres del Himalaya; entró en la jungla de Africa, y por los siete mares navegó. Siguió aburrido.

Volvió a su casa, finalmente. Ahí se aburre todavía. Nadie le ha dicho que a donde vaya se aburrirá también. El es quien lleva a cuestas el aburrimiento.

El es el aburrido. Como sólo se interesa en sí mismo se aburre soberanamente. El día que don Severino aprenda a interesarse en todos los seres y las cosas, ese día ya no se aburrirá. Quienes lo conocen, sin

embargo, afirman que nunca llegará ese día. Colaboración de Mario Pablo Vázquez de México, D.F.

Zona de comentarios

Política de Privacidad Contacto