Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.pensamientos.com.mx/ >¡¡¡Vive!!!>¿la paz es ausencia de guerra?>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

¿la paz es ausencia de guerra?

Mi hijo mayor me hizo una pregunta hace unos días, ¿qué es la paz mami?. Cuando en el diccionario busque el significado mi decepción fue mayúscula, solamente decía "ausencia de guerra".Conozco muchos países y personas que sin estar en guerra, no están en paz, ¿qué es la paz entonces? Podemos comenzar por distinguir dos clases de paz:

1.Paz interior: Una vez un rey ofreció un premio al artista que pudiera pintar la paz perfecta, solo hubo dos pinturas que le gustaron, la primera era un paisaje hermosísimo y tranquilo, la segunda era escabrosa, con un cielo furioso, rayos, truenos, lluvia, y atrás de una cascada un arbusto que albergaba un nido, en el había un pajarito que tranquilamente empollaba sus huevecillos, la imagen de la paz perfecta.

El rey escogió la segunda pintura como ganadora, porque paz no significa estar en un lugar sin ruidos, problemas, trabajo o dolor. Paz significa que a pesar de todo haya calma en el corazón, en el interior de cada persona, porque tiene amor, para Dios, para los demás y para sí, y esperanza de influir para lograr un mundo y una sociedad más justa y próspera.

2. Paz en el mundo, para que haya paz en el mundo es también necesaria la justicia y el amor, y una forma sublime del amor es el perdón, esos dos medios son los únicos que volverán al mundo a un estado de paz. ¿Cómo hablar después del 11 de septiembre de justicia y perdón al mismo tiempo?

El perdón se opone a la venganza y al rencor, y la justicia pone en orden a la sociedad. Como decía San Agustín, la paz consiste en la tranquilidad del orden, al orden se llega por la justicia que vela por el respeto de derechos y deberes, beneficios y obligaciones. Aparentemente el perdón conlleva una pérdida, pero a la larga asegura un provecho real. La violencia opta por una ganancia sin demora, pero a largo plazo produce perjuicios reales y permanentes.

El perdón parece una debilidad, en realidad se necesita una grandeza y fortaleza de espíritu enorme tanto para darlo como para pedirlo y aceptarlo, logrando que la persona sea más plena, más rica, más humana.

Solo viviendo la justicia, la libertad, el perdón, el amor por medio de un adecuado ordenamiento de las Naciones y sus relaciones, por medio de la libertad religiosa, derecho humano fundamental, por medio de ofrecer el perdón a quienes nos han ofendido y pedirlo a quienes hemos ofendido, solo así, alcanzaremos la paz, el bien común en todos los aspectos y ambientes de nuestro mundo.

"No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón" (Juan Pablo II)

Zona de comentarios

Política de Privacidad Contacto