Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
BlogExperto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Correo
Zarlene
 




 
El pequeño bombero


 

El pequeño bombero

La madre de 26 años se quedó absorbida mirando a su hijo que moría de leucemia terminal. Aunque su corazón estaba agobiado por la tristeza, también tenia ella un fuerte sentido de determinación. Como cualquier padre, ella deseaba que su hijo creciera y realizara todos sus sueños.

Pero ahora eso no era posible para su hijo. La leucemia no se lo permitiría. Pero aun así, ella todavía quería que los sueños de su hijo se realizaran.

Ella tomó la mano de su hijo y le pregunto:

- Billy, ¿alguna vez pensaste en lo que querías ser cuando crecieras?

¿Soñaste alguna vez y pensaste en lo que harías con tu vida?

- Mamá, siempre quise ser un bombero cuando creciera.

La madre sonrió y dijo: -- Veamos si podemos hacer realidad tu sueño.

Ese día, mas tarde, ella se dirigió a la Estación de Bomberos de Phoenix, Arizona. Allí conoció al bombero Bob, un hombre con un corazón grande como Phoenix. Ella le explica el deseo ultimo de su hijo y le

pregunto si era posible darle a su hijo de seis años un paseo alrededor de la cuadra en camión bombero. El bombero Bob dijo:

- Mire, podemos hacer algo mejor que eso. Tenga a su hijo listo mañana miércoles a las 7 en punto de la mañana y lo haremos un 'Bombero Honorario' durante todo el día. Él puede venir con nosotros aquí a la

Estación, comer con nosotros, salir con nosotros cuando recibamos llamadas de incendios, por todo lo ancho. Y si usted nos da sus medidas, le conseguiremos un verdadero uniforme de bombero, con un

sombrero verdadero que lleve el emblema de Estación de Bomberos de Phoenix, no uno de juguete, sino el emblema amarillo que nosotros llevamos y sus botas de hule. Todo eso es hecho aquí en Phoenix, así que nos es fácil conseguirlo bastante rápido.

Tres días mas tarde el bombero Bob recogió a Billy, le puso su uniforme de bombero y lo condujo desde la cama del hospital hasta el camión bombero. Billy tuvo que sentarse en la parte de atrás del camión y

ayudar a conducirlo de regreso a la estación. El se sentía como en el cielo. Hubo tres llamadas en Phoenix ese día y Billy tuvo que salir en las tres llamadas. Él fue en tres camiones diferentes. Fue en el

microbús paramédico y también en el carro del Jefe de Bomberos.

También le tomaron videos para las noticias locales de televisión. Habiendo hecho realidad su sueño y con todo el amor y la atención que le fue dada, Billy fue tocado tan profundamente en su corazón, que

logro vivir tres meses mas de lo que cualquier medico penso que viviría.

Una noche todas sus señales vitales comenzaron a decaer dramáticamente y el Jefe de Enfermería, que creía en el concepto hospital que nadie debe morir solo, comenzó a llamar a los miembros de la familia para que vinieran al hospital. Luego, recordó el día en que Billy había pasado como si fuera un bombero, así que llamo al Jefe de la Estación y le preguntó si era posible que enviara a un 'bombero' uniformado al

hospital para que estuviera con Billy mientras entregaba su alma.

El Jefe le dijo: -- Haremos algo mejor. Estaremos allí en cinco minutos. ¿Me hará un favor? Cuando oigan las sirenas sonando y las luces centelleando, ¿podría anunciar por los altoparlantes que no hay ningún

incendio sino que es el Departamento de Bomberos que va a ver a uno de sus más finos miembros una vez más? Y por favor, ¿podría abrir la ventana de su cuarto?

Como cinco minutos mas tarde, un gancho y la escalera del carro bombero, llegaron al hospital, y se extendieron hasta el tercer piso donde estaba la ventana abierta del cuarto de Billy y 16 bomberos subieron por ella y entraron al cuarto. Con el permiso de su mamá, cada uno de ellos lo abrazaron y lo arrullaban diciéndole cuanto lo amaban. Con su aliento agonizante, Billy miro al Jefe de los Bomberos y dijo:

- ¿JEFE?¿SOY VERDADERAMENTE UN BOMBERO AHORA? El Jefe le respondió:

--SI, BILLY, LO ERES.

Con esas palabras, Billy sonrío y cerro sus ojos por ultima vez.

¡Dios los bendiga y que tengan un buen día! "Padre, te ruego bendecir a mis amigos, parientes y hermanos que leen esto ahora. Muéstrales una nueva revelación de tu amor y poder. Espiritu Santo, te suplico que administres tus espíritus en este momento. Donde hay dolor, dales tu paz y tu misericordia. Donde hay dudas, dales una confianza renovada por medio de Tu Gracia. Amen". Colaboración de Gabriel Nuñez de León, Gto., México.

Envia esta página a un amigo



 
 

Zona de comentarios


Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
Blog Experto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Pronósticos
Traductores

Política de Privacidad    Patrocinadores    Sitio desarrollado por CAD SA de CV    Anúnciate aquí    Sitio hospedado en...