Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
Blog Experto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Correo
Zarlene





 
La familia y unas mentes maravillosas


 

La familia y unas mentes maravillosas

Jhon F Nash, un prominente matemático norteamericano, quien sufrió ezquizofrenia y tuvo una asombrosa recuperación, recibió en el año 1994 el premio Nobel de economía. Su vida está plasmada en una excelente película llamda "Una mente maravillosa."

John está obsesionado con encontrar una idea original que le dé el reconocimiento que desea. Comienza una búsqueda demencial, obsesiva y antisocial. Estudia a unos jugadores, a unas palomas y nada, hasta que de repente se encuentra de golpe y porrazo con la respuesta de su vida, gracias a una exuberante rubia que lo mira desde el fondo de un bar y a sus amigos que piensan en conquistarla:

“Los esfuerzos de un individuo dan resultados sólo si se trabaja para él y para el grupo”.

John analiza la teoría del juego no cooperativo con base en lo dicho por Adam Smith, padre de la economía moderna, y "echa 150 años de ideas aceptadas a la basura"...

Sin embargo, la mayor contribución que lo llevo a su Premio Nobel, fue la teoría no cooperativa. Nash introdujo el concepto fundamental de punto de equilibrio, un equilibrio que no es necesariamente del agrado de todos los contendientes.

En contraste con la teoría económica clásica de Adam Smith donde la competencia es libre, conduce a generar mayor riqueza, pero si la competencia no es regulada puede llevar a conflictos sociales, políticos y económicos. Y es por ello que se requiere que la economía guarde un equilibrio, llegar a un punto de equilibrio donde algunos “contendientes” pueden no estar de acuerdo, pero por el bien de todos, así debe ser.

Es por ello que desde su formulación, la teoria de juegos, ha alcanzado un alto grado de sofistificación matemática, y ha sido aplicada exitosamente no sólo por economistas y matemáticos sino también por sociólogos, politólogos, biólogos, abogados o psicólogos.

Las ideas de Nash también se pueden aplicar en el seno familiar, donde el juego comienza con dos participantes que cooperan entre si, y además deben de resolver sus conflictos. Con la llegada de los hijos, el número de participantes crece, las reglas cambian, la interacción entre jugadores es otra, y los intereses varian. Cada nuevo jugador en la familia agrega nuevas variables, nuevas formas de cooperación, y nuevos conflictos que resolver. La competencia se complica y todos quieren ganar en el juego.

Cual debe ser la estrategia a seguir por los jugadores para ganar? Hay que recordar las ideas basicas, probadas con éxito, y ganadoras de un premio Nobel:

  • "Los esfuerzos de un individuo dan resultados sólo si se trabaja para él y para el grupo".

  • Debe existir un punto de equilibrio, donde algunos “contendientes” pueden no estar de acuerdo, pero por el bien de todos, así debe ser.

  • Todo juego cooperativo debe tener un valor que exprese la utilidad que tiene para cada jugador la oportunidad de participar en el juego. (Si juego, qué gano?).

Las familias, y en consecuencia la sociedad, actualmente se está desintegrando. Y es sencillamente porque no están siguiendo estas reglas básicas.

Los jugadores principales, el papá y la mamá, no estan tomando en cuenta la primer regla, y buscan su éxito, su triunfo personal sobre todo. Se olvidan del grupo. Quizá de recién casados algunos acuerdos funcionen, muy probablemente ambos puedan trabajar, pero cuando llega el primer hijo, las cosas tienen que cambiar. Un éxito individual, que dure, siempre se logra trabajando para uno mismo y para la familia. No de otra forma.

El punto de equilibrio se ha roto, y sobre todo para los hijos. Cubrir las necesidades básicas de alimentación, vestimenta y techo no son suficientes. Todos los seres humanos deben alimentarse y crecer física, mental y espiritualmente. Los niños necesitan cuidados, amor, educación, espiritualidad. Los papás deben encargarse de entregar esto a los hijos. Ambos deberán sacrificar algo y trabajar para el exito del grupo. Quiza papá y mamá no esten al 100% de acuerdo en aquello que ceden, pero por el bien de todos, así debe ser.

Y en la tercera regla, está el secreto de todo. "Todo juego cooperativo debe tener un valor que exprese la utilidad que tiene para cada jugador la oportunidad de participar en el juego". Para la mayoría de los jugadores en la actualidad ese "Valor" es meramente económico. El éxito está en el dinero. Pero como dice el anuncio publicitario: "Existen cosas en la vida que el dinero no puede comprar". Esos valores deberían ser el objetivo del juego. Para todo lo demás existe Master Card.

O como lo dijera Albert Einstein (Otra mente maravillosa):

"No trates de convertirte en un hombre de éxito sino más bien en un hombre de valores."

"Uno debería guardarse contra aquellos que sermonean habitualmente a los jóvenes con la importancia del éxito como principal propósito en la vida. El estímulo más importante para el trabajo, en la escuela y en la vida, es el placer de trabajar, el placer de sus resultados, y el conocimiento del valor del resultado para la comunidad."

Resumiendo: En este siglo XXI, son los valores, la cooperación y el sacrificio los pilares donde debe apoyarse la familia y la sociedad para su exito. Científicamente comprobado.

Don Juan Zarlene.

Envia esta página a un amigo

 

Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
BlogExperto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Pronósticos
Traductores

Política de Privacidad    Patrocinadores    Sitio desarrollado por CAD SA de CV    Anúnciate aquí    Sitio hospedado en...