Logo Clubplaneta
Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.pensamientos.com.mx/ >Pensamientos para cada ocasión>30 de abril, día del niño.>Libro: La maestría del amor
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Libro: La maestría del amor

Imagínate que tienes dos o tres años. Te sientes feliz, estás jugando, explorando. Aún no tienes conciencia de lo que es bueno o de lo que es malo, de lo que es correcto e incorrecto, de lo que deberías hacer, porque todavía no estás "domesticado". Estás jugando en la habitación con un objeto que se encuentra cerca de ti. No tienes intención de hacer nada malo, ni de intentar causarle daño a nadie, pero ese objeto con el que juegas es la guitarra de tu papá. Para ti es solo un juguete, no quieres hacerle el menor daño a tu padre. Pero él tiene uno de esos días difíciles, no se siente bien y tiene problemas en el trabajo. Entra en la habitación y te ve jugando con sus cosas. Se enfada de inmediato, te coge y te da un golpe. (Los gritos y la violencia física no educan, hieren sus corazones para siempre.)

Desde tu punto de vista, es una injusticia. Tu padre no hace más que entrar y hacerte daño. Confiabas plenamente en él porque es tu papá, alguien que, por lo general, te protege y te permite jugar y ser tu mismo. Sin embargo, ahora hay algo que no acaba de encajar. Ese sentimiento de injusticia es como un dolor en el corazón. Te sientes vulnerable; te hace daño y te hace llorar. Pero no lloras únicamente porque te ha pegado. No es la agresión física la que duele; lo que te parece injusto es la agresión emocional. No habías hecho nada malo.

Ese sentido de la injusticia abre una herida emocional en tu mente. Tu cuerpo emocional está herido, y en ese momento, pierdes una pequeña parte de tu inocencia.

Meditación para sanar al niño interior

30 de abril, día del niño.
Pensamientos para cada ocasión


La maestría del amor
Zona de comentarios

Política de Privacidad Contacto