Logo Vida Alterna


Compártenos
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it
www.pensamientos.com.mx/ >Pensamientos para cada ocasión>10 de mayo, Día de la Madre>Ser madre 2


Ser madre

Ser madre 2

Ser madre se parece a una tortura pero sin sangre ni dolor, te destroza de cansancio y te golpea los nervios para que pierdas la paciencia, continuamente, pero a la vez te deja en herencia una plenitud interior que desconocía, hasta ahora.
Antes de ser madre, inconscientemente ya buscaba este "relleno", cada vez que tumbada en la cama escribía en un diario páginas y páginas atormentadas, mientras intentaba explicar a mi novio que pasaba por una "crisis existencial" o cuando me salpicaban los nervios en el trabajo…. Sentía una insatisfacción interior a pesar de que todo me iba muy bien pero no reconocía su proveniencia.Fue la maternidad lo que me reveló la identidad de mi búsqueda, desde que fui mamá por primera vez, sentí una gratificación que me hizo sentir felicidad en mi interior y es gracias a ella que aguanto el día a día como madre. Si no fuera por esta compensación que viene del amor incondicional hacía mis hijos, probablemente me habría vuelto loca por la falta de sueño y los continuos sacrificios.
Soy sincera, lo que hago por mis hijos no lo hago por nadie, pareja, madre, o hermanos que sean y les quiero muchísimo.
El amor de madre para mí está a otro nivel y viene desde dentro como un eructo imprevisto, de hecho, por mucho que te esfuerces en imaginar cómo será tu vida de madre, la realidad es diferente, porque está enriquecida de los sentimientos que la imaginación no conoce.

Ser madre también me da seguridad, es una virtud más en mi "curriculum vitae" - Entre varías cosas soy madre - no es poca cosa. Para empezar mis prestaciones han mejorado con la maternidad, por ejemplo tengo más resistencia mental que antes (no por un factor genético, sino que como madre la entreno cada día) y se usar cada parte de mi cuerpo: llevar a mi hijo en brazos (que no quiere andar) y con la cadera empujar el cochecito (donde no quiere estar), con la mano escribir correos (porque no me queda otra)….Mi nivel de concentración ha mejorado aún más desde que ha nacido mi segundo hijo, porque estoy constantemente estimulada por dos o tres personas a la vez (incluyendo mi marido). Aprovecho cada instante del día y de la noche, a partir del amanecer, mientras la gente todavía duerme, yo tiendo la ropa, plancho o arreglo la casa. Además porque mi ritmo biológico ha cambiado, así que si los niños milagrosamente no me llaman por la noche, yo me despierto igualmente y puntualmente para controlar si se han despertado.
Bueno el caso es que sé hacer más cosas que antes y soy más tolerante. (También desde que soy madre no he vuelto a despertarme con resaca, y todos sabemos lo horrible que se pasa).
Hay más, poco a poco he ido organizándome con hábitos, tareas, gestiones familia-trabajo, porque todo funciona como si fuera una cadena de montaje que si por alguna razón falla, se va todo al garete.
A ello debo mi obsesión con los horarios, con la rutina, incluso con el menú, porque cada cambio, aunque sea aparentemente insignificante, representa una amenaza a mi paz interior.

Ser madre es un pass en muchos aspectos si lo sabes aprovechar, en mi caso ha sido una oportunidad en el trabajo y me ha permitido conocer un abanico de personas que de otra forma estarían excluidas de mi agenda de contactos.Ser madre es también una fatiga sin descanso, es respirar a hondo cuando a tu hijo le cogen las rabietas de repente, es no parar, es jugar cuando no te apetece, es ir al parque cuando te apetece dormir una siesta, es cuidar a otro ser en lugar que cuidarte a ti misma, es una conquista y una aventura.
A veces me gusta recordar lo que estoy haciendo.

El amor de mi vida: Mi mamá | Mamá de Thomas A. Edison

10 de mayo, Día de la Madre
Pensamientos para cada ocasión


Zona de comentarios