Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
Blog Experto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Correo
Zarlene





 
Inteligencia, Independencia y Libertad.


 

Inteligencia, Independencia y Libertad.

El psicólogo W. Mischel hizo un experimento con niños de 4 años: les daba un caramelo y les decía que tenía que irse un momento, pero que debían esperar a que él volviera antes de comérselo, si lo hacían así él les daría otro caramelo como premio. El tiempo que permanecía fuera era tan sólo de 3 minutos. Había niños que no esperaban y se comían el caramelo.

Cualquiera de nosotros podría pensar que esos niños son muy tontos, que por no poder controlar sus impulsos se comen el caramelo cuando pudieron haber tenido el doble. No hay mayor problema porque son sólo niños, y sólo se quedaron sin un dulce.

El problema viene cuando esos niños van creciendo y continuan sin poder contener sus impulsos ante los caramelos. Hace unos días mi hija (que afortunadamente tiene el don de la integencia intelectual) cumplió quince años, y sus abuelos le regalaron una buena cantidad de dinero. Ella quería comprar un Ipod y decidió tomar parte del dinero para comprarlo. Yo traté de convencerla de que no lo comprara, que mejor me diera su dinero, yo se lo invertiría, y pasando unos meses podría comprarse su aparato con los intereses: pasando ese tiempo tendría su mismo dinero, y además el Ipod. Sin embargo, ella no pudo resistir la tentación y prefirió comprar su "caramelo" aunque su dinero disminuyera. Y ojo con criticar la decisión de mi hija. Mejor esperen a leer todo, y quien este libre de culpa, que arroje la primera piedra.

Mi hija hizo pleno uso de libertad, fue libre de decidir bajo su propio criterio lo que quería hacer con su dinero. La libertad es un valor primordial, ya que permite que los demás valores existan. Lo malo es que de esa forma no va a llegar a ser independiente. Yo permití que gastara parte de su regalo porque a veces hay que perder para aprender.

He conocido muchas personas muy inteligentes, que desafortunadamente en su vida están lejos de ser independientes, e incluso libres. Y todo porque no pueden aguardar al momento oportuno de tomar el caramelo.

  • Parejas de jóvenes y adolecentes que no pueden esperar a comerse el "caramelo", y tienen relaciones sexuales a muy temprana edad. Esta de más hablar de todo lo que pierden y/o pueden llegar a perder.

  • Adultos que no logran contener el deseo de ese "dulce", (llamese Televisión de plasma, automóvil, etc) y adquieren una fuerte deuda, llegando a pagar mucho más dinero de lo que vale, regalando su esfuerzo. Seguramente usando su dinero de forma más inteligente, llegarían a tener los mismos bienes y más dinero, en lugar de más deudas.

  • Gente que por su misma inteligencia y soberbia se siente superior a los demás, y no puede dejar de saborearse ese "manjar" de humillar a quien se ponga enfrente, perdiendo sus empleos, sus puestos, sus amigos y sus seres queridos.

  • Esposos y esposas que caen en los "dulces" brazos de un amante, destruyendo sus hogares, a sus parejas y en muchas ocasiones, a sus hijos.

  • Etc, etc, etc.
No importa el Coeficiente Intelectual de las personas, muchas no dejan de ser "niños" y se comerán cuanto caramelo les presenten. Y es que para ser independiente es obvio que la libertad de decisión es fundamental, el coeficiente intelectual puede ayudar, pero lo más importante siempre será la " Inteligencia Emocional", es decir, el saber reconocer nuestras emociones, poder controlarlas, valorar nuestras acciones antes de ejecutarlas, y hacer sólo aquello que nos lleve a cumplir nuestras metas.

En el caso de mi hija querida, estamos poniendo nuestro esfuerzo en formarle esa inteligencia emocional, y aunque diga que no le gusta la clase de formación humana que le dan en la preparatoria, estoy seguro que en el fondo está captando la importancia de los valores, de la autoestima, de establecerse metas y de ser una persona CON ESTRELLA que brille con luz propia, y no una persona con los faros ESTRELLADOS que requiera de los demás para guiar su camino.

Para terminar este artículo, mencionaré el final del experimento....

Posteriormente, el Psicologo hizo un seguimiento de los niños y observó que los que no se habían comido el caramelo, eran más resistentes a la presión, más autónomos, más responsables, más queridos por sus compañeros y mejor adaptados en el medio escolar que los otros.

Don Juan Zarlene

Envia esta página a un amigo

 

Canales
Trabajo
Economía
Buscador
Profesiones
Amor
Pensamientos
Chistes
Foros
Visita México
Coleccionismo
Musica
Top10
Lencería
Futbol
Consejos
BlogExperto
Salud
Computación
Peques
Revista
Cocina
Bar
Pronósticos
Traductores

Política de Privacidad    Patrocinadores    Sitio desarrollado por CAD SA de CV    Anúnciate aquí    Sitio hospedado en...